Stronger than me #Amyforever #Whitehouseisalive

Sabes, debieras ser más fuerte que yo

Tú estuviste siete años más por aquí

¿Pues no se suponía que eras tú el hombre?

Nada comparado a lo que sabes que soy

 

Siempre lo quieres decir así, y no me importa

Yo siempre debo confortarte cuando estoy

Pero lo que necesito que hagas…

Acaricies mi cabello…

Porque he olvidado todo gozo del amor

Porque quiero sentirme una mujer y que tú seas mi hombre…

 

Sabes, debieras ser más fuerte que yo

Y sin embargo te pareces a ese puñetero pavo congelado

¿Por qué consigues siempre que tome el control?

Pues todo lo que necesito para mi chico es que asuma este juego

Siempre lo quieres decir así y es perfecto

Y siempre tengo que consolarte, ¡cada día!

Pero lo que necesito que hagas…

¿Es que eres gay?

 

Porque he olvidado todo gozo y todo placer

Porque quiero sentirme una mujer y tú mi hombre…

 

Él me dijo: “Fue el respeto que conseguí ganaras

pues pensé que tenías muchas lecciones por aprender”

Yo le dije: “No sabes que el amor es un abrazo”

Y suena como si lo leyeras de uno de esos viejos y gastados guiones

 

Ya no conoceré jamás a tu madre

Solo quiero abrazar tu cuerpo, enlazarme

Por favor, dime, ¿por qué piensas que es todo esto un crimen?

 

¿Cuándo fui olvidando todo gozo y tu placer?

Y quisiera sentirme una mujer y tú mi hombre…

 

Sabes, debieras ser más fuerte que yo

Sabes, debieras ser más fuerte que yo

Share

#SpanishTexas se va de farra a la #feriadelibroValladolid @AyuntamientoVLL día 18 por la tarde

El día que J. aceptó ser detective delegaría su destino al designio del sol y sombra. Relegó sus sueños al rincón pútrido de las esquinas que nunca barreremos, con sus arañas depredadoras, sus cucarachas macilentas y todos estos bichos que odiamos y amamos en nuestra casa… pero que estorban.
Aunque J. era mucho más que todo eso, y si bien mirado era un tontorrón, un obseso perseguidor de mujeres (en la distancia), un vil pajillero que había trabajado intensamente para arruinar su vida. Y en la relación anterior de adjetivos debo incorporar lo siguiente: era también un vago.
Con todo lo anterior, digo, que no debamos esperar mucho de él. Al menos esto me contaron. Y cuando la editora me llamó y me dijo que un bufete de la Gran Vía me estaba pagado un guardaespaldas, al principio tuve miedo y luego sorpresa y luego cuando lo vi me indigné y pensé que mala suerte tenía, y que «este tío es un cerdo pero que muy cerdo».
Y J. estaba allí, como un pánfilo, en la caseta, mirando qué sé yo. Vestía todo de negro si bien a fuerza de lavadas la camisa se desteñía. Estaba sentado en una silla, en la jodida silla donde iba a estar sentado yo firmando minutos después. Le sonreí y me presenté. Ni me prestó atención, miraba las colecciones de cine, o quizás fuera una novela de Thomas Mann y luego supe que tan solo leía a Jim Thompson, a lo sumo poemas sueltos de Panero. Luchaba de esta forma, leyendo a los grandes fornicadores, por sobrevivir, y salvar, algo de sí mismo, lo que fuera.
Luego tomó mi Spanish Texas de la mano, leyó su contraportada, abrió una hoja cualquiera y después de releerla me preguntó que por qué querían matarme. Por suerte subieron en aquel momento la persiana de la caseta, y la larguísima cola me obligó a carraspear con fuerza a J. exigiendo abandonara aquel sitio, pues era mi lugar. Finalmente le aparté de un codazo y no pude sino ponerme a firmar. Él se quedó a mi lado custodiándome, con la mano metida en el bolso, en lo que parecía era la pipa. Misteriosamente nadie preguntaba por él. Mis lectores se aproximaban, esperaban su turno y charlábamos, siempre ignorándole. He pensado después si fuera una alucinación de mi memoria.
Hoy me volvió a llamar el editor y me dijo no sé que de Valladolid. Algo del 18, por la tarde, Plaza Mayor, en la gran Feria del Libro de la ciudad. Allí estaré, por supuesto. Y claro, está, a mi lado tendré a este detective bilocado, el tal J.
¡Dios le parta un rayo!

WP_20150930_001

Share

#JavierKrahesefue #Lamuertenomellenadetristeza

«Porque dudo que al final de este asunto la cosa no se acabe con un punto… sino con un punto y coma, y no espero ni un cielo ni un infierno.»

Javier Krahe solía pasear Castellana arriba, muy cerca de Colón, y solía vérsele mesándose sus barbas con diligencia y repasar en silencio los pasos contraídos de los que por allí circulamos con prisa.

Javier Krahe solía repasar los garitos de Chueca mientras silbaba sus cancioncillas.

Javier Krahe se tomaba unos churros por Moratalaz y sonreía a los camareros todas las mañanas.

Javier Krahe solía visitar Malasaña porque allí, pensaba, se cocinaba el principio de muchas cosas.

Javier Krahe levantaba las faldas de las turistas americanas que pasean por Cibeles.

Javier Krahe hacía pellas a sus obligaciones y tocaba la guitarra por el jardín tropical de Atocha.

Javier Krahe quería ser inmigrante, de esos que viven en Puente de Vallecas o que luchan por llegar a fin de mes en Usera.

Javier Krahe escribía su historia mientras soñaba con ser el mismo.

Javier Krahe soñaba seguir siendo músico hasta que no le quedara otro tiempo.

Share

#Lorca #Elvalsdelasramas #poetaenNY

Last week my child read me this precious poem from his first Lorca’s poems book: “12 poemas de Federico García Lorca” from Kalandra editorial.

Sometimes Lorca metaphors sound hard but I think most of the times they give us a clear opportunity to dream. Children love Lorca because they can play with Spanish as naturally as Lorca played when he created this little world.

Let’s dance together!


 

Share

#Unañosin #Loureed #Lasausenciassonlocas

Las ausencias son locas

aunque sin ellas, nena, vivir eternamente me importaría una mierda.

 

Es justo verse desvanecer… pero dame un segundo que brille,

dame un puto instante para que digas:

estuve contigo y “todo mereció la pena”.

porque nuestro beso fue de acero y por eso pasarán mil años, quién sabe si más,

y aunque nada quede, ni un polvo arrastrado por el firmamento,

y ni los arqueólogos sepan reconstruir el lenguaje que pronunciamos para jurarnos un “te quiero”,

por lo que fue,

todo finalmente mereció la pena.

NOTA: Loud Reed interpreta “Romeo had Juliette”, la traducción a español de la canción aquí.

 

Share

El #PlanetaImaginario de mi #niñez… #yosoydeTomitayDebussy

Hubo un momento mágico:

Tan mágico…

tan perenne parecían los silencios de la mesa mientras aprendía a multiplicar o dibujaba;

Un tiempo con sabor a panera,

a cocina de formica,

con mi hermana y mi hermano yendo juntos al colegio,

un tiempo donde nunca paraba de construir castillos y

donde mis pequeños soldados de plástico guerreaban por los suelos del salón;

el tiempo de la nocilla despanzurrada en los pantalones,

el tiempo de la enciclopedia que leí mil y una veces,

el tiempo automático de las tardes interminables con canicas y chapas,

el tiempo de invierno y del verdugo en la cabeza, atravesando las nieblas del Pisuerga;

 

Todo eso vi y pisé, y son como las heridas de guerra,

cruentas por sordas al ser recordadas,

pero que sin ellas…

nada significaría en este

planeta imaginario.

 

PD. Luego supe que la música que abría el programa era de un tal Tomita, y luego que se trataba de Debussy y su Arabesco 1.

Share

#soñabaserprincipe #imperioimaginario

 

Soñaba con ser príncipe de su imperio imaginario, un imperio donde tuviera gato, tal vez dos, gatos mansos que salieran a recibirle de regreso del curre. Imperio de cuarenta metros cuadrados y dos habitaciones de luz cristalina. Soñaba con vivir solo, despanzurrado a sus anchas, sin otro deber que regar las macetas o repasar el polvo acumulado. No quería nada, nada salvo una cama, un armario prácticamente vacío y sin ningún libro. Las paredes grises y agrietadas y un cuarto de baño que no compartiría jamás con nadie.

No era necesario dinero ni acomodo ni hipoteca ni hacienda ni obligaciones. Cuanto más era menos para él. Y sin quererlo soñaba con su pequeño ducado, un ducado desprovisto de lujos, una ínsula a la cual los viajeros nunca se acercasen y de la cual él fuera su dueño: sus puñeteros cuarenta metros cuadrados, que no son tumba sino un saloncito ampliado, la cocina compacta y americana, y en una pared un aparador con el retrato en blanco y negro de sus padres.

Hay sueños que atesoramos intensamente, pero que si nos preguntarán los negaríamos a ultranza… pero que deseamos en lo más profundo de la noche. Si viniera el hada buena la timaríamos, mataríamos por ser reyes de un imperio dorado, regado de monedas de oro y diamantes.

Y en realidad tan solo querernos perdernos y que nos dejen en paz.

Share

Quisiera entender… #teregalo #lossueñosquenotuve

 

Quisiera entender qué habría sucedido de no haberse nunca conocido. Quisiera entender cómo habrían envejecido separados e ignotos, los sueños de sus otras-potenciales-vidas, las noches en vela que nunca habrían compartido, ni la mano de ella reposando, o en la oscuridad, su respiración bronca que tanto le incomodaba.

Lo que no existe no es: quizás como mirar un pozo cuyo fondo sea negro.

Él habría amado otros cuerpos, ella le decía, y aunque siempre se resistía a pertenecerle por completo ella se sentía única cuando estaban tan cerca. Nada es como imaginamos, pero en esta magia la realidad se escribe en minúsculas y somos, palmo a palmo, dibujados por los que nos aman. No hay más.

Y a cada esquina dejamos atrás otra revuelta de nuestro vivir, pero si ellos no se hubieran conocido… sería como sobrevivir sin el brazo derecho, como tener la panza abierta y no desangrarse del todo, como si la aorta del corazón impulsará su aliento al cuerpo inmóvil de un desconocido.

Quieren hacernos pensar que somos uno, tal vez porque el egoísmo vende mejor; Es todo mentira. Somos medio, un tercio, un cuarto, así sucesivamente. Somos amados y somos el ladrillo y la porción que construye la casa, porque esta no se hace solo de una única piedra. Este ladrillo habría existido siempre en cualquier otra vida, en otro hogar, pero ellos tendían a pensar que precisamente en aquella, en la suya, todo había encontrado acomodo, cobijo y sentido.

Sin estos sentimientos nada habría valido la pena. No los hijos, ni la casa, ni el esfuerzo depositado en un plazo fijo sin fin.

Te regalo mi vida”, le dijo un día. Él no lo aceptó. Tan solo quería una porción de sus horas.  “Pero dímelo siempre”, le respondía sonrojado.

Share

Escrito en el agua – Por caminos de Sierra de Francia y Bejar, #Salamanca

El que mira… el que mira lo hace habitualmente con la intensidad suficiente para trasponer el tiempo.

Pero ¡ah!, quién fuera mirilla y tras la puerta cerrada espiara (o expiara) sin ser visto. Este baile a través de aguas que corren libres o se detienen, de las gentes que van o vuelven, de ventanas cerradas y de balcones que destilan esencia.

Cuando el caminante, el visitante deja por fin de ser  un “turista” y tras el silencio de sus pasos permite que las cosas que le rodean recobren su voz. Tal y como siempre ha sido.

Share