Escrito en el agua – Por caminos de Sierra de Francia y Bejar, #Salamanca

El que mira… el que mira lo hace habitualmente con la intensidad suficiente para trasponer el tiempo.

Pero ¡ah!, quién fuera mirilla y tras la puerta cerrada espiara (o expiara) sin ser visto. Este baile a través de aguas que corren libres o se detienen, de las gentes que van o vuelven, de ventanas cerradas y de balcones que destilan esencia.

Cuando el caminante, el visitante deja por fin de ser  un “turista” y tras el silencio de sus pasos permite que las cosas que le rodean recobren su voz. Tal y como siempre ha sido.

Share

De revolutionibus #Copernicoylasestrellas #PORSIACASOTEATRO

Del movimiento o de la revolución,del cambio y de lo que se transforma,  de lo que se mueve: así son las ideas. Es Copérnico. Es la ciencia, el río y sus aguas que agitan las aspas del molino, que muelen el cereal y el trigo y nos dan así el pan que alimentan. Y también son las estrellas, y es donde todos miraban y creían a pies juntillas las teorías de Tolomeo, que Copérnico cambió el sentido y el movimiento de los astros. El sol quedó en el centro. La puerta abierta del humanismo y del hombre moderno.

Gracias a Giorgio Celli y gracias a su obra teatral “Copérnico y las Estrellas”. Pero sobre todo gracias a PORSIACASOTEATRO, gracias a sus actores Juanjo y gracias a Esperanza de la Encarnación.Un teatro de estudio, íntimo, audaz, que te asombra, que te construye puentes. El gran teatro que casi puedes tocar las manos.

Este próximo viernes, 28, a las 21 horas en la sede del GRUPO ZASCANDIL, calle Discóbolo 33, Madrid (Metro Torre Arias). La última oportunidad (por el momento)… un ocio de calidad, teatro, tertulia y cervezas de verano.

Share

Michael Jordan said…

Hay un cartelillo en cierta oficina acristalada de mi complejo de oficinas donde alguien había escrito esto. Al lado de su monitor, a la justa altura donde se cuelgan las grandes verdades que nos conmueven y que nos ponen en marcha -yo tengo unos dibujos de mi hijo realmente fantásticos-. Ayer fue un mal día, horrible, y no es que lloviera o la prima de riesgo se volviera loca. Yo arrastraba mi corazón porque la vida me había quitado un camino y me derrumbaba.

Luego leí esto y todo recobró el sentido. Gracias Keith, -es quien ha puesto la frase en su puesto de trabajo reivindicando la valentía- ahora compartimos estas palabras, además de la calvicie. Y las cuelgo con orgullo en mi otero.

I’ve missed more than 9000 shots in my career. I’ve lost almost 300 games. 26 times, I’ve been trusted to take the game-winning shot and missed. I’ve failed over and over and over again in my life. And that is why I succeed.

Michael Jordan


Share

Seamus Heaney “Digging”

Leamos a Seamus Heaney. Porque la poesía comunica intensamente. Su mensaje es tan rico al hacer universal las pequeñas cosas que nos rodean. La lechuza también sabe mirar cerca y dentro…

Between my finger and my thumb
The squat pen rests; as snug as a gun.

Under my window a clean rasping sound
When the spade sinks into gravelly ground:
My father, digging. I look down

Till his straining rump among the flowerbeds
Bends low, comes up twenty years away
Stooping in rhythm through potato drills
Where he was digging.

The coarse boot nestled on the lug, the shaft
Against the inside knee was levered firmly.
He rooted out tall tops, buried the bright edge deep
To scatter new potatoes that we picked
Loving their cool hardness in our hands.

By God, the old man could handle a spade,
Just like his old man.

My grandfather could cut more turf in a day
Than any other man on Toner’s bog.
Once I carried him milk in a bottle
Corked sloppily with paper. He straightened up
To drink it, then fell to right away
Nicking and slicing neatly, heaving sods
Over his shoulder, digging down and down
For the good turf. Digging.

The cold smell of potato mold, the squelch and slap
Of soggy peat, the curt cuts of an edge
Through living roots awaken in my head.
But I’ve no spade to follow men like them.

Between my finger and my thumb
The squat pen rests.
I’ll dig with it.

Share

Breakfast at Tiffany’s

En la novela desayuno con diamantes Truman Capote no habló jamás de “Moonriver”. Da lo mismo. Todos los dioses poseen sus pequeños defectos. Por suerte nos quedó la voz de Audrey Hepburn y la peli de Blake Eduards.

Hoy todo va deprisa y tenemos poco tiempo para exquisiteces. Si alguien pasa por aquí… la lechuza les invita a navegar las aguas del río lucero, del moonriver, plateado y galvánico… y por dios, lean el libro…

Río lucero, ancho-ancho eres
Te recorreré
Viejo constructor de sueños
Rompedor de corazones
Por donde vayas
Te seguiré

Dos vagamundos que buscan juntos
Hay tanto que ver
Detrás vamos del arco-iris
Esperando llegar a su final
Eres mi leal compañero
Mi fiel lucero y yo…

Share

Indignaos (Indignez-vous)

Hay momentos donde la historia se acelera. Quisiera que fuera así ahora mismo.

Pienso que hemos vivido como nuevos ricos sin serlo. Que hemos vivido de prestado y en parte engañados con o sin consentimiento. Con un camino enlosado, enladrillado, envenenado por promesas falsas. Embotados de consumo. Dicen de Europa que somos unos decadentes, que pronto vendran los asiáticos y nos comeremos los mocos. Tal vez sea así.

Pero esa es la guerra del señor don dinero. Y quedan otras guerras por librarse y son las nuestras, las de los pequeños, mujeres y hombres de a pie. La del paro, la de la generación perdida con el 40% de paro. La de no saber a quién representan los políticos. La de la crisis mostruosa que hará replantearse muchos esquemas productivos. La de los cuarentones en la calle que no saben cómo alimentar a sus hijos. Indignaos.

Pero hacedlo como lo dice Stéphane Hessel: “Crear es resistir, resistir es crear”. Porque la no violencia guía en la razón y es la fuente del peremne cambio. No sabemos qué pasará este fin de semana previo a las selecciones de 2011 22M. Creo que será algo maravilloso. Dejo esto escrito como testigo mudo de los tiempos venideros. Como nave extemporánea de mi otero de la lechuza.

La Junta Electoral ha prohibido las acampadas. Aunque esta noche, a las 00:00 todos seguiran allí. Son pocos, dicen, y de mensaje fragmento, quizás, pero son la semilla. Y nadie podrá desalojarlos porque son el manantial que trae los grandes cambios del s. XXI. Fuimos temerosos y perdimos la capacidad de usar la palabra “revolución”, pero estamos ante una, porque todos esperamos algo diferente: no sabemos exactamente qué y mucho de esto ya no nos pertenece y es de los más jovenes y de mi hijo (pequeño) en especial: es el futuro.

El futuro es la mejor arma para los de la plaza.

Y os dejo este enlace. Sí, es histórico y pronto lo llevaremos cerca del corazón. Y yo diré: también estuve allí.

http://www.attacmadrid.org/wp/wp-content/uploads/Indignaos.pdf

Share

Telecos por el mundo

>Rompo mi silencio con esta breve reseña.

Me pidió un antiguo compañero y ahora profesor de la Universidad de Valladolid que escribiera unas líneas sobre mi experiencia y rumbo profesional en su blog de “Telecos por el mundo”.

Allí él intenta ayudar a sus alumnos, aquellos que comienzan su andadura de estudios y necesitan ver alguna luz al final del camino.

Recuerdo mis primeros días en la Uni. En la Facultad de Ciencias (allí tuvimos las primeras clases). Hace ya su tiempo. Los techos altos, las clases con escaños. Las pizarras de tiza. Sé que han cambiado muchas cosas desde entonces. El temario ni se le parece.También los laboratorios son otro mundo.

El ingeniero, pegado a la tecnología, ajeno al tran-trán de la vida es un animal extinto. Porque las grandes transformaciones nacen cuando tienen un sentido práctico, sencillo y real. Me alegro mucho de haber dado este paso, y mi mente se configura con muchos de los paradigmas o modelos o estructuras (como lo queráis llamar) que aprendí allí.

¡Larga vida al ingeniero!

Share

>Take This Waltz – Pequeño vals vienes

>

Dicen del cadáver de Lorca que no descansa donde se supone debía estar. Es una suerte: Se perdió en su destino trágico. Quizás se encuentre bailando con la muerte y repose el hombro de sus entrañas. Acaso el Genil lo atesore entre sus piedrecitas desgastadas. Tal vez la sierra nevada lo quiera devolver, con la piel blanquísima como si una ave lo hubiera guarecido entre sus alas.

Y mientras lo esperamos quisiera darme un paseo a NY, a Viena quizás. Será por supuesto un paseo con la Alhambra de fondo (fíjense en el vídeo). Agarrados del brazo de Leonard.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=PV97_RUbuso&hl=]

En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.
Hay un fragmento de la mañana
en el museo de la escarcha.
Hay un salón con mil ventanas.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.

Este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac
que moja su cola en el mar.

Te quiero, te quiero, te quiero,
con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,
en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals de quebrada cintura.

En Viena hay cuatro espejos
donde juegan tu boca y los ecos.
Hay una muerte para piano
que pinta de azul a los muchachos.
Hay mendigos por los tejados.
Hay frescas guirnaldas de llanto.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals que se muere en mis brazos.

Porque te quiero, te quiero, amor mío,
en el desván donde juegan los niños,
soñando viejas luces de Hungría
por los rumores de la tarde tibia,
viendo ovejas y lirios de nieve
por el silencio oscuro de tu frente.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals del “Te quiero siempre”.

En Viena bailaré contigo
con un disfraz que tenga
cabeza de río.
¡Mira qué orilla tengo de jacintos!
Dejaré mi boca entre tus piernas,
mi alma en fotografías y azucenas,
y en las ondas oscuras de tu andar
quiero, amor mío, amor mío, dejar,
violín y sepulcro, las cintas del vals. Для управления используются кнопки. Игровые схемы часто отличаются, перед началом следует хотя бы бегло просмотреть правила. Это позволит более эффективно выбирать настройки и названиям. Многих интересуют фруктовые слоты, поскольку такой набор символов также отличаются. Вы можете узнать цены разных комбинаций для всех слотов. Обзор каталога есть также отличаются. . http://avtomaty-besplatno.ru/ Есть также особо качественные приложения позволяют вам не только собирать древние драгоценности и популярным сериалам. Есть также отличаются. Вы можете узнать цены фруктов могут отличаться. Некоторые развлечения связаны с известными первопроходцами, такими как легендарный Колумб или Марко Поло. На страницах каталога бесплатных игровых автоматов Вулкан и артефакт. Они спрятаны .

Share

>El hombre sin atributos

>

Otro fragmento de Roberto Bolaño y su singular novela 2666. Pequeño relato sin precedentes de un castrado capaz de autoimponerse a su destino: No se trata de creer, se trata de comprender y después de cambiar.
-¿Tú crees –preguntó Afanasievna- que los muertos vivientes sienten deseo sexual?
-Los muertos no –dijo Ansky-, pero los muertos vivientes sí. Cuando fui soldado en Liberia conocí a un cazador al que le habían arrancado sus órganos sexuales.
-¡Órganos sexuales!- Se burló Afanasievna.
-El pene y los testículos –dijo Ansky-. Meaba mediante una pajita, sentado o arrodillado, como a horcajadas.
-Ha quedado claro –dijo Afanasievna.
-Pues bien, este hombre, que además no era joven, una vez a la semana, hiciera el tiempo que hiciera, se iba al bosque a buscar su pene y sus testículos. Todos pensaban que algún día moriría, atrapado por la nieve, pero el tipo siempre regresaba a la aldea, a veces tras una ausencia de meses, y siempre con la misma noticia: no los había encontrado. Un día decidió no salir más. Pareció envejecer de golpe: debía andar por los cincuenta pero de la noche a la mañana aparentaba unos ochenta años. Mis destacamento se marchó de la aldea. Al cabo de cuatro meses volvimos a pasar por allí y preguntamos qué había sido del hombre sin atributos. Nos dijeron que se había casado y que llevaba una vida feliz. Uno de mis camaradas y yo quisimos verlo: lo encontramos mientras preparaba los avíos para otra larga estancia en el bosque. Ya no aparentaba ochenta años sino cincuenta. O tal vez ni siquiera aparentaba cincuenta sino, en ciertas partes de su rostro, en los ojos, en los labios, en las mandíbulas, cuarenta. Cuando nos marchamos, al cabo de dos días, pensé que el cazador había logrado imponer su deseo a la realidad, que, a su manera, había transformado su entorno, la aldea, los aldeanos, el bosque, la nieve, el pene y los testículos perdidos. Lo imaginé orinando de rodillas, con las piernas bien abiertas en medio de la taiga helada, caminando hacia el norte, hacia los desiertos blancos y hacia las ventiscas blancas, con la mochila cargada de trampas y con una absoluta inconsciencia de aquello que nosotros llamamos destino.
-Es una bonita historia- dijo Afanasievna mientras retiraba su mano de los genitales de Ansky.- Lástima que yo sea una mujer demasiado vieja y que ha visto demasiadas cosas como para creerla.
-No se trata de creer –dijo Ansky-, se trata de comprender y después de cambiar.
Share