El #PlanetaImaginario de mi #niñez… #yosoydeTomitayDebussy

Hubo un momento mágico:

Tan mágico…

tan perenne parecían los silencios de la mesa mientras aprendía a multiplicar o dibujaba;

Un tiempo con sabor a panera,

a cocina de formica,

con mi hermana y mi hermano yendo juntos al colegio,

un tiempo donde nunca paraba de construir castillos y

donde mis pequeños soldados de plástico guerreaban por los suelos del salón;

el tiempo de la nocilla despanzurrada en los pantalones,

el tiempo de la enciclopedia que leí mil y una veces,

el tiempo automático de las tardes interminables con canicas y chapas,

el tiempo de invierno y del verdugo en la cabeza, atravesando las nieblas del Pisuerga;

 

Todo eso vi y pisé, y son como las heridas de guerra,

cruentas por sordas al ser recordadas,

pero que sin ellas…

nada significaría en este

planeta imaginario.

 

PD. Luego supe que la música que abría el programa era de un tal Tomita, y luego que se trataba de Debussy y su Arabesco 1.

Share

#soñabaserprincipe #imperioimaginario

 

Soñaba con ser príncipe de su imperio imaginario, un imperio donde tuviera gato, tal vez dos, gatos mansos que salieran a recibirle de regreso del curre. Imperio de cuarenta metros cuadrados y dos habitaciones de luz cristalina. Soñaba con vivir solo, despanzurrado a sus anchas, sin otro deber que regar las macetas o repasar el polvo acumulado. No quería nada, nada salvo una cama, un armario prácticamente vacío y sin ningún libro. Las paredes grises y agrietadas y un cuarto de baño que no compartiría jamás con nadie.

No era necesario dinero ni acomodo ni hipoteca ni hacienda ni obligaciones. Cuanto más era menos para él. Y sin quererlo soñaba con su pequeño ducado, un ducado desprovisto de lujos, una ínsula a la cual los viajeros nunca se acercasen y de la cual él fuera su dueño: sus puñeteros cuarenta metros cuadrados, que no son tumba sino un saloncito ampliado, la cocina compacta y americana, y en una pared un aparador con el retrato en blanco y negro de sus padres.

Hay sueños que atesoramos intensamente, pero que si nos preguntarán los negaríamos a ultranza… pero que deseamos en lo más profundo de la noche. Si viniera el hada buena la timaríamos, mataríamos por ser reyes de un imperio dorado, regado de monedas de oro y diamantes.

Y en realidad tan solo querernos perdernos y que nos dejen en paz.

Share

Quisiera entender… #teregalo #lossueñosquenotuve

 

Quisiera entender qué habría sucedido de no haberse nunca conocido. Quisiera entender cómo habrían envejecido separados e ignotos, los sueños de sus otras-potenciales-vidas, las noches en vela que nunca habrían compartido, ni la mano de ella reposando, o en la oscuridad, su respiración bronca que tanto le incomodaba.

Lo que no existe no es: quizás como mirar un pozo cuyo fondo sea negro.

Él habría amado otros cuerpos, ella le decía, y aunque siempre se resistía a pertenecerle por completo ella se sentía única cuando estaban tan cerca. Nada es como imaginamos, pero en esta magia la realidad se escribe en minúsculas y somos, palmo a palmo, dibujados por los que nos aman. No hay más.

Y a cada esquina dejamos atrás otra revuelta de nuestro vivir, pero si ellos no se hubieran conocido… sería como sobrevivir sin el brazo derecho, como tener la panza abierta y no desangrarse del todo, como si la aorta del corazón impulsará su aliento al cuerpo inmóvil de un desconocido.

Quieren hacernos pensar que somos uno, tal vez porque el egoísmo vende mejor; Es todo mentira. Somos medio, un tercio, un cuarto, así sucesivamente. Somos amados y somos el ladrillo y la porción que construye la casa, porque esta no se hace solo de una única piedra. Este ladrillo habría existido siempre en cualquier otra vida, en otro hogar, pero ellos tendían a pensar que precisamente en aquella, en la suya, todo había encontrado acomodo, cobijo y sentido.

Sin estos sentimientos nada habría valido la pena. No los hijos, ni la casa, ni el esfuerzo depositado en un plazo fijo sin fin.

Te regalo mi vida”, le dijo un día. Él no lo aceptó. Tan solo quería una porción de sus horas.  “Pero dímelo siempre”, le respondía sonrojado.

Share

Escrito en el agua – Por caminos de Sierra de Francia y Bejar, #Salamanca

El que mira… el que mira lo hace habitualmente con la intensidad suficiente para trasponer el tiempo.

Pero ¡ah!, quién fuera mirilla y tras la puerta cerrada espiara (o expiara) sin ser visto. Este baile a través de aguas que corren libres o se detienen, de las gentes que van o vuelven, de ventanas cerradas y de balcones que destilan esencia.

Cuando el caminante, el visitante deja por fin de ser  un “turista” y tras el silencio de sus pasos permite que las cosas que le rodean recobren su voz. Tal y como siempre ha sido.

Share

De revolutionibus #Copernicoylasestrellas #PORSIACASOTEATRO

Del movimiento o de la revolución,del cambio y de lo que se transforma,  de lo que se mueve: así son las ideas. Es Copérnico. Es la ciencia, el río y sus aguas que agitan las aspas del molino, que muelen el cereal y el trigo y nos dan así el pan que alimentan. Y también son las estrellas, y es donde todos miraban y creían a pies juntillas las teorías de Tolomeo, que Copérnico cambió el sentido y el movimiento de los astros. El sol quedó en el centro. La puerta abierta del humanismo y del hombre moderno.

Gracias a Giorgio Celli y gracias a su obra teatral “Copérnico y las Estrellas”. Pero sobre todo gracias a PORSIACASOTEATRO, gracias a sus actores Juanjo y gracias a Esperanza de la Encarnación.Un teatro de estudio, íntimo, audaz, que te asombra, que te construye puentes. El gran teatro que casi puedes tocar las manos.

Este próximo viernes, 28, a las 21 horas en la sede del GRUPO ZASCANDIL, calle Discóbolo 33, Madrid (Metro Torre Arias). La última oportunidad (por el momento)… un ocio de calidad, teatro, tertulia y cervezas de verano.

Share

Michael Jordan said…

Hay un cartelillo en cierta oficina acristalada de mi complejo de oficinas donde alguien había escrito esto. Al lado de su monitor, a la justa altura donde se cuelgan las grandes verdades que nos conmueven y que nos ponen en marcha -yo tengo unos dibujos de mi hijo realmente fantásticos-. Ayer fue un mal día, horrible, y no es que lloviera o la prima de riesgo se volviera loca. Yo arrastraba mi corazón porque la vida me había quitado un camino y me derrumbaba.

Luego leí esto y todo recobró el sentido. Gracias Keith, -es quien ha puesto la frase en su puesto de trabajo reivindicando la valentía- ahora compartimos estas palabras, además de la calvicie. Y las cuelgo con orgullo en mi otero.

I’ve missed more than 9000 shots in my career. I’ve lost almost 300 games. 26 times, I’ve been trusted to take the game-winning shot and missed. I’ve failed over and over and over again in my life. And that is why I succeed.

Michael Jordan


Share

Seamus Heaney “Digging”

Leamos a Seamus Heaney. Porque la poesía comunica intensamente. Su mensaje es tan rico al hacer universal las pequeñas cosas que nos rodean. La lechuza también sabe mirar cerca y dentro…

Between my finger and my thumb
The squat pen rests; as snug as a gun.

Under my window a clean rasping sound
When the spade sinks into gravelly ground:
My father, digging. I look down

Till his straining rump among the flowerbeds
Bends low, comes up twenty years away
Stooping in rhythm through potato drills
Where he was digging.

The coarse boot nestled on the lug, the shaft
Against the inside knee was levered firmly.
He rooted out tall tops, buried the bright edge deep
To scatter new potatoes that we picked
Loving their cool hardness in our hands.

By God, the old man could handle a spade,
Just like his old man.

My grandfather could cut more turf in a day
Than any other man on Toner’s bog.
Once I carried him milk in a bottle
Corked sloppily with paper. He straightened up
To drink it, then fell to right away
Nicking and slicing neatly, heaving sods
Over his shoulder, digging down and down
For the good turf. Digging.

The cold smell of potato mold, the squelch and slap
Of soggy peat, the curt cuts of an edge
Through living roots awaken in my head.
But I’ve no spade to follow men like them.

Between my finger and my thumb
The squat pen rests.
I’ll dig with it.

Share

Breakfast at Tiffany’s

En la novela desayuno con diamantes Truman Capote no habló jamás de “Moonriver”. Da lo mismo. Todos los dioses poseen sus pequeños defectos. Por suerte nos quedó la voz de Audrey Hepburn y la peli de Blake Eduards.

Hoy todo va deprisa y tenemos poco tiempo para exquisiteces. Si alguien pasa por aquí… la lechuza les invita a navegar las aguas del río lucero, del moonriver, plateado y galvánico… y por dios, lean el libro…

Río lucero, ancho-ancho eres
Te recorreré
Viejo constructor de sueños
Rompedor de corazones
Por donde vayas
Te seguiré

Dos vagamundos que buscan juntos
Hay tanto que ver
Detrás vamos del arco-iris
Esperando llegar a su final
Eres mi leal compañero
Mi fiel lucero y yo…

Share

Indignaos (Indignez-vous)

Hay momentos donde la historia se acelera. Quisiera que fuera así ahora mismo.

Pienso que hemos vivido como nuevos ricos sin serlo. Que hemos vivido de prestado y en parte engañados con o sin consentimiento. Con un camino enlosado, enladrillado, envenenado por promesas falsas. Embotados de consumo. Dicen de Europa que somos unos decadentes, que pronto vendran los asiáticos y nos comeremos los mocos. Tal vez sea así.

Pero esa es la guerra del señor don dinero. Y quedan otras guerras por librarse y son las nuestras, las de los pequeños, mujeres y hombres de a pie. La del paro, la de la generación perdida con el 40% de paro. La de no saber a quién representan los políticos. La de la crisis mostruosa que hará replantearse muchos esquemas productivos. La de los cuarentones en la calle que no saben cómo alimentar a sus hijos. Indignaos.

Pero hacedlo como lo dice Stéphane Hessel: “Crear es resistir, resistir es crear”. Porque la no violencia guía en la razón y es la fuente del peremne cambio. No sabemos qué pasará este fin de semana previo a las selecciones de 2011 22M. Creo que será algo maravilloso. Dejo esto escrito como testigo mudo de los tiempos venideros. Como nave extemporánea de mi otero de la lechuza.

La Junta Electoral ha prohibido las acampadas. Aunque esta noche, a las 00:00 todos seguiran allí. Son pocos, dicen, y de mensaje fragmento, quizás, pero son la semilla. Y nadie podrá desalojarlos porque son el manantial que trae los grandes cambios del s. XXI. Fuimos temerosos y perdimos la capacidad de usar la palabra “revolución”, pero estamos ante una, porque todos esperamos algo diferente: no sabemos exactamente qué y mucho de esto ya no nos pertenece y es de los más jovenes y de mi hijo (pequeño) en especial: es el futuro.

El futuro es la mejor arma para los de la plaza.

Y os dejo este enlace. Sí, es histórico y pronto lo llevaremos cerca del corazón. Y yo diré: también estuve allí.

http://www.attacmadrid.org/wp/wp-content/uploads/Indignaos.pdf

Share