…And the poem is called America…#AllenGinsberg

En el minuto 1,30 ella hubo justamente explicado todo lo especial que tenía este post: era el 10.000, la cuarta vez que lo grababa y quizás fueran también sus gafas de pasta, imitando el sabor de los intelectuales electrocutados, quizás fuera hasta el color ácido de su pelo, el intenso barniz de los labios y su piercing dulce e intrigante…

El poema era América y su voz gastada, débil, enferma o vulnerable que lo leía “non stop”. Me había imaginado a Ginsberg colgado, vomitando los versos, un poco ido inclusive, y en cambio veía ahora a una chica abrir la ventana de su habitación con palabras hechas de torrente.

Reconozco que la imaginé entregada en la megaurbe de LA, la imaginé con la bandera de USA escondida en alguna parte de la habitación, inclusive hasta fumando marihuana. El poema de Ginsberg no es precisamente hermoso por sus palabras exhibidas y quizás nos conduzca a dichas alucinaciones.

Pero ahora sé que ésta ya no es la voz de América. Y es lo que más me gusta.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


seven + = 15