Los tiempos de Humboldt (V)

Estos eran los tiempos de Humboldt: Te colgarían de una cornisa y los grajos hurgarían en los intestinos si osabas contradecirle.

Humboldt miraba por el ventanal de su torreón, y mientras, organizaba al ejército. El tirano se hurgaba la telilla de los testículos. Una doncella descansaba desnuda sobre la cama y él se preguntaba cuánto sacrificio le requería mantener en equilibrio todo aquello.

…El muy cabrón.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


− one = 4