>Diario desnudo

>I. Diario desnudo

En dique seco, volvió su rostro. Su cabeza vomitada, un amasijo de crisálida. Anegada su vida.

Anegada la vida…

Diario. Un golpe sobre la mar que encrespa, un firmamento con estrellas mágicas. Una Luna de muerte, amarilla, azzzzzullll de las olas.

He imaginado un rostro violento sobre mi cabeza, besándome. He imaginado una huida fácil, un llover de nieblas, un rocío, un desnudo.

Se ha despejado la noche. Pasea solo, consumiéndose. ¿Cuánto parece siempre lo mismo, sin marcha, sin puerta trasera y sin paraíso?, como luchar por ti, atarse de la manera más absurda. Atado de la forma absurda, hallado entre las olas.

Soy un hombre gris. Amarro mis decepciones a las puertas, a las cortinas, a los horribles retratos de mi corazón. Arranco mi pátina, me pierdo por tu culpa.

Soy un hombre gris. He crecido poco, tan poco que pierdo mis últimos galopes, los galopes del joven amarillo por la grisácea posibilidad.

Está la novela que contar o la serenidad de tu acento. No quedan historias, ni viejos retratos, ni lamento rosado.

Esta es la simple historia de un hombre solo. Consumido por viajes sosos, consumido por un no saber hacia donde moverse. El Sur duele. La verdad duele, duele arrojarse al vagón, la cobardía, la crueldad de la crueldad.

No existe lógica.

No hay lógica.

Sin lógica.

II. Ahora…

Ahora examina su espejo. Cerca del espejo, su mano dibuja con movimiento exótico, la palabra.

III. (dentro de mi)

La lluvia del camino.
Se parecen tu ojos…

IV. Huida (Diario2)

A diario compró la desgracia y la
seduzco por monedas.

Tengo amuletos y llaves colgando.

Hoy vuelo por la noche,
es la misma seguridad y televisor usado,

tu cabeza
tu seguridad
tu emblemático

pensamiento, por suerte

por desgracia

ya no entiendo.

V. “Soledad”

Tu palidez sobre la mano
(comías)
de mis ojos (verdes)

por arrebato por cintura
(por momentos)
al explotar tu pupila

he deseado (por momentos)
regresar tarde.

VI.

Ojos verdes. Abro la pupila
el
cielo brilla:

De noche, marchas
arrebatadas.

VII.

¿Qué hay de tu sonrisa
mágica?

VIII.

Dos veces he visto
lamer al viento;
de la pared cuelgan poeeeeemas,
(son testigos)
estilizados.

X.

La palabra posee boca
o cavernas y
sus entradas
o salidas parecen
múltiples.

X.

Beso tu pie desnudo.
La torsión del empeine con
diminutos cartílagos
eléctricos.

XI.

Digestivo.
Acuso el esfuerzo.
Mi cuerpo-hacha reflexiona con
preguntas encadenadas.

XII.

Atiéndeme
porque he visto caníbales con menos cuerpos
(o fragmentos) en los dientes.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


9 + two =