>Miguel Delibes para siempre

>De tarde en tarde salía a pasear por la acera “Recoletos”. No llamaba la atención, podías cruzarte con él y nunca se significaba. En los fríos de la capital o entre las nieblas, era una sombra más. Una vez lo tuve en una butaca justo a mi lado, en el cine Vistarama. No me di cuenta hasta que casi salimos. En el cole gané un pequeño certamen y me regalaron “el principe destronado”, librito que evidentemente conservo. Delibes nos rodeaba. Luego he leído todo, y ya sé que no hablo apenas desde mi otero de su obra: es mi penitencia que le debo al maestro.

A veces la gente habla de Delibes y lo menciona con el tópico del que usa la tarjeta de conversación que corresponde en su momento. Y mi silencio es una guarda, que hoy, por excepción, rompo.

Miguel Delibes se ha marchado. Una persona que entendía que los grandes relatos son también chicos porque tratan de los corazones y las emociones, las historias que permanecen, y que vuelan por encima del autor.

Son las “milanas”, un alter ego de mi lechuza trasnochadora, que vuelan y nos hacen ver la realidad con los ojos de las entrañas. Saben, empecé a escribir mi primera novela después de leer “el hereje”…

Que las palabras del escritor nos permanezcan.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=uNdwPjGkjhI&hl=]

PD. Las historias buenas son siempre buenas. Mario Camus supo verlo… pero claro… también ayudó Alfredo Landa, Rabal, Juan Diego, etc…

Share

One thought on “>Miguel Delibes para siempre”

  1. >Desde la distancia que obligó al destierro, lo seguí queriendo, fue mi primer maestro. Como dije hace unos años, el padre se me convirtió en abuelo. Hoy, cuando las ondas transmitían las noticias, recién madrugado, lloré, no me duelen prendas, querido amigo. Y las lágrimas me siguen rondando…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


× six = 36