Del suicidio legal, los ninis y las Madres de la Plaza de Mayo #sobreelfuturoasido

Sobre el futuro asido y desasido he leído dos artículos en El País y quisiera comentarlos en voz alta:

El futuro asido

En el primero se habla del suicidio legal el pasado uno de noviembre de Brittany Maynard. Brittnay se fue para siempre: http://internacional.elpais.com/internacional/2014/11/03/actualidad/1414983148_094259.html

Y quiero buscar alguna racionalidad en su muerte (una chica joven, todo futuro y fortaleza) pero ahora mismo la vida se me antoja blasfemamente cruel. No obstante hay algo poderoso y retador en su historia, y es la valentía con la que aquella mujer acepta su destino, y más aún, la fuerza con la que mira al lobo negro para decidir que pese a todo ella tendrá la última palabra.

Son las palabras del viejo y el mar (http://es.wikipedia.org/wiki/El_viejo_y_el_mar): “El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado.” Por eso se me saltan las lágrimas al imaginar el adiós de aquella fuerte criatura rodeada de su familia, abrazada y amada, dispuesta a emprender su camino elegido.

El futuro desasido

Casualmente el siguiente artículo publicado en el diario online trata sobre la contra-historia de los ninis (http://politica.elpais.com/politica/2014/10/22/actualidad/1413974500_362946.html). Textualmente dice que “le da flojera” la vida, muy a pesar de que lo “vea todo negro”. Y es que está paralizado por el terror. Irónicamente se encuentra vivo y sano pero acepta cavar despacio, palada a palada la tumba de su destino desasido. Pero no quisiera dejarme llevar por la reflexión fácil y puede que hasta manipulada ya que ellos son fundamentalmente unas víctimas. Ahora los ninis son monstruos que se exhiben a los medios públicos, como si aquella enfermedad que padecen fue un mal endémico de nuestra juventud. Y yo creo mejor… que los ninis no son enfermedad sino síntoma…

Las Madres de la Plaza de Mayo

Lo que creo es además que necesitamos referentes que nos transformen. Algo así como las Madres de la Plaza de Mayo (http://es.wikipedia.org/wiki/Madres_de_Plaza_de_Mayo) que decidan no abandonar la plaza hasta que consigan recuperar a nuestros hijos, mujeres y maridos, recuperarlos con una oportunidad de empleo y de futuro. Muchos se reirían diciendo que las empresas no se construyen así, y sí, lo sé perfectamente, pero yo hablo del símbolo-motor. Del mechero que haga prender en nuestras conciencias un clic. No hablo de manifestaciones. No quiero reclamar nada al Estado que creo es incapaz de ofrecernos alternativas (algo así como la vida segada de Brittany que le fue arrebatada sin sentido). Creo que lo que suceda tendrá de nacer el poder colectivo, del espacio público o más comúnmente dicho… de la propia gente.

Es cierto que adicionalmente hay visiones y contravisiones en este devenir al que nos enfrentamos: la optimista de Punset ( http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-10-27/asi-sera-espana-dentro-de-diez-anos-segun-punset-y-suena-raro_408813/) y también su alter-ego que reinterpreta “lo que va del terror al pánico” http://blogs.elconfidencial.com/economia/valor-anadido/2014-11-03/espana-dentro-de-10-anos-lo-que-va-del-terror-al-panico_434045… aunque siempre me quedo yo con aquella que me brinde la esperanza.

Colorario

Una cosa tengo clara: no tengo temor al futuro. No me importa zafarme contra el pasado, abrirme paso en la oscuridad. Soy por tanto nuevo y soy diferente. Aquí estoy para abrirme paso en la incertidumbre. Si hay que derribar un muro… que sea pronto. Las paredes altas asfixian mis sueños y la visión de lo desconocido.

Por eso… ahora oídme ya salgo, que voy a la plaza de las Madres, que la mujeres comienzan a reunirse allí… que vamos a exigir todos juntos un futuro certero, un futuro asido.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


five − = 3